sábado, 18 de octubre de 2008

Huida

Se marchó tan apresuradamente que olvidó su cuaderno.

Cuando fui a cogerlo se me cayó al suelo, se abrió, y apenas leí... lo oculté bajo la cama con la punta del zapato.

No hay comentarios: