martes, 21 de octubre de 2008

Huida

No había un motivo, al menos no aparente, pero algo le hizo ponerse a correr... así que, corría con todas sus fuerzas, con todo su aliento, con toda su decisión...

Tanto empeño ponía en su carrera que no tuvo tiempo de fijarse en que su enemigo también lo hacía... con más fuerzas, con mas aliento, con aún más decisión... pero... en sentido contrario...

No hay comentarios: