viernes, 10 de octubre de 2008

Incidencias

[...]

-Viene otro compañero, me dijo-

-Entiendo-

-Pero no que el se vaya, ni que el nuevo lo vaya a sustituir a él-

-Que metáfora, ¿y no le preguntaste en que puesto iba a estar el nuevo?-

-Sí, me dijo que no sabía exactamente para que venía, que sería para recuperar horas, por la marcha de Ángel-

-A ti te dice eso y a Antonio otra cosa... ¿qué necesidad hay de mentir?-

-Yo no le he dicho lo que sé-

-¿Miente por la empresa o por él?, no le entiendo-

-He puesto cara de póker y listo-

-Con su filosofía de trabajo siempre va a estar mal con la gente que le rodee-

-Que he oído que te vas y quiero que me cuentes, me dijo además... y él se va antes y no ha dicho nada... pura coherencia-

-Vaya despropósito-

-Yo no le dije nada de que sé que él se va... no necesito oirlo tartamudear nervioso-

-En la oficina todo el mundo lo sabe, y nosotros aún no tenemos noticia oficial, luego nos dicen independentistas, pero es que nos tienen marginados-

-Ya, pero no sé si es por desidia o por qué-

-Es un círculo vicioso, la marginación se alimenta de la desidia y viceversa-

-Realmente es un milagro que este proyecto funcione mínimamente, con todas estas características intrinsecas al entorno-

-Es un milagro que sigamos viniendo...-

-Un día, iré a desayunar y no regresaré-

-Si lo haces, tardaremos meses en darnos cuenta...-

[...]

No hay comentarios: