martes, 21 de octubre de 2008

Otoño

"[...] Álamos. El fulgor excede y las distancias son traspasadas por gritos vecinales. Los rebaños desprendidos de la mesta cardan ácidas hierbas bajo un friso de azufre. Oigo las campanas de Villabalter como mastines electrizados por la inminencia.

La osamenta furiosa se abatió sobre los malecones y los huertos. El otoño se alhajaba fosforescente y aquel rebaño tuvo miedo bajo las bóvedas de plomo.

La ciudad mira el sílice de las montañas como una gárgola inmóvil ante los círculos de la eternidad y se rodea de colinas cárdenas en las que el tomillo es abrasado por el invierno. [...]"


Lápidas - Antonio Gamoneda

No hay comentarios: