martes, 21 de octubre de 2008

Reloj

Anoche busqué aquel reloj, aquel que nos marcaba el tiempo, mentiroso, sí, siempre lo ha sido.

Aquel reloj no vive en mi mundo, lo adiviné, lo descubrí, el suyo es otro, mis tiempos y los suyos nunca han estado acompasados, es un reloj i-rri-tan-te.

Lo busqué, y lo encontré.

Aún sonaba, aún andaba, tac tac tac... pero... le dí cuerda, por nada del mundo quiero que se quede sin fuerzas, tiene que marcarme tu vida, tiene que decirme que el tiempo pasa, y que pronto, cada vez más pronto, habrá pasado la eternidad que necesitas, que necesitamos.

Luego... seguí buscando, miré y remiré... y es que necesito ver, cara a cara, a quien pone sus dedos entre las agujas, a quien le impide avanzar, porque estoy seguro de que cuando no miro, alguien le impide continuar avanzando.

No pienso quitarle los ojos de encima, no voy a dejar de vigilarlo, tiene que seguir acercándome a ti... tac tac tac...

No hay comentarios: