martes, 4 de noviembre de 2008

Discordante

- Te parecerá extraño, pero me he alegrado de que se rompa este nexo que nos ataba últimamente -

- ¿No decías que te gustaba tener noticias suyas? -

- Sí, es cierto, pero ya empezaba a sentirme agotado de esas conversaciones interminables -

- Que tú propiciabas, porque te he visto venir muy ilusionado después de tus (re)encuentros -

- Y así hubiéramos seguido si ella no vuelve a quebrar el cable con el que nos estábamos uniendo de nuevo -

- Entonces, no querías seguir, pero tampoco romper la dinámica -

- Exacto -

- ¿Contradicción o cobardía? -

- ¿Importa?, lo hizo ella, y se lo agradezco... en silencio... -

3 comentarios:

corazondemelon dijo...

un poco te entiendo pero yo soy como ella y ea mas raro aun

Gabrielle Q. dijo...

muchas veces es más fácil que
alguien dé ese paso por nosotros...
quizás por qué se nos hace difícil
aceptar(nos) qué es lo que queremos.

-gracias por el comentario en el blog, me gustó el tuyo. por aquí seguiremos en contacto.

Mayka dijo...

Elo me ha preguntado si no me estaré enamorando justo de eso, del amor, del enorme descanso que significa entregarse, quedar totalmente a merced de algo que no es uno mismo y llegar a decir cosas como 'mi vida, ¿qué es si no eres tú?'.

El padre de Blancanieves, Belén Gopegui.

Tu diálogo me ha recordado a este fragmento. Y no es que tenga fragmentos de mil libros para cada ocasión, es que este libro me encanta y posiblemente todo lo relacione con él. ¡Pero qué más da! El caso es que sirva. Y sirve. =)

Saludos.