martes, 30 de diciembre de 2008

Descafeinando

-Este café es de efecto rápido-, me dijo, y no entendí nada.

-Apreciarás en él una fuerza inconmensurable, inigualable... te garantizo que nunca has probado nada similar-, aseguró con rotundidad.

-Pero...-, lo veía venir, no todo podía ser tan ventajoso, -el sabor dura muy poco tiempo, tendrás que beberlo rápidamente, de golpe, ¡sin vacilar!-, exclamó tajante...

Vacilé y... respondí, -¡me quemaré!-, entonces concluyó, -sí, te quemarás... ése será el precio-.

7 comentarios:

Nébula dijo...

porque todo tiene un precio,
porque todo es elegir,
porque la partida está amañada
y no hay otra,
porque
en definitiva
sólo somos cuando jugamos

.*

Los viajes que no hice dijo...

¿Y qué te produjo?

CrisTicienTa dijo...

A lo mejor lo que conseguiste merecia ese quemazo..no? Hay qe correr el riesgo..

Te dejo aqui el ultimo beso del 2008 :) hasta la proxima!

Judith dijo...

Cualquiera de las opciones lleva implícita consecuencias positivas y negativas.

No hay decisiones equivocadas, sólo políticamente incorrectas.

Selene dijo...

vaya textos... son tremendos... y las fotos... me gusta tu estilo.

Mila dijo...

Hay que asumir riesgos en la vida... felices reyes... :)

Barbara dijo...

y valió la pena pagarlo?
imagino que sí... e imagino que será inolvidable :D

... y sí!... el camino es lo que importa... pero al llegar al final, quiero darme vuelta y tener la sensación de haber escogido el que me traería más felicidad ;)

besos!