jueves, 22 de enero de 2009

No entiendo que te molesta de mí, me gustaría saberlo, ¿soy yo en general?, es lo que parece... procuro no molestarte, me quedo aquí quieto, en este rincón, soy muy complaciente, me callo todo lo que no me gusta y siempre tienes una sonrisa mía, sólo procuro que te sientas bien, pero... ya no sé que más hacer, porque, a pesar de todo, me haces parecer horrible, y no lo entiendo, definitivamente no lo entiendo.

Ya sé que no soy como te gustaría, nunca lo he sido, pero eso queda fuera de mi alcance, no puedo cambiarlo, no está en mi mano, así que no vuelvas a pedírmelo, ya está bien de imposibles.

Cuando vuelvas no me encontrarás, y no pretendo amenazarte, siempre he pensado que algo así tenía que ocurrir, es nuestro orden natural, así que, no me busques.

Gracias por todo, al fin y al cabo...

10 comentarios:

Sa dijo...

Si se calla durante mucho tiempo, se marchitan los sentimientos. Nadie debería intentar cambiar nuestra forma de ser. Cuando se rozan los limites, lo mejor es volar lejos,...
En algún momento, todos sentimos lo que tú dices,... yo también. Lo valiente es tomar la decisión...
un saludo

Aynosé dijo...

Despedirse elegantemente. Así lo llamaría yo.

Pásate a verme y háblame!

Un besito!

CrisTicienTa dijo...

Parece triste y a la vez necesario.

Sé como a ti te guste y que nadie te pida algo que implique cambiar eso. Todos hemos olvidado un poco quienes somos alguna vez pero..acaba siendo destrucitvo.

No eres horrible, seguro. Te hacen parecerlo, como dices. Y eso, no es juego limpio..

Mucho ánimo! Un abrazo

mahara dijo...

un beso azul...y musica en el aire

Cele dijo...

muy buenos textos e imágenes!
pasaré seguido...

Incomprendida dijo...

Es mejor marcharse que quedarse y aguantar...
"yo no puedo aconsejarte
ya es muy duro lo que llevo
dejemos que corra el aire
y digámonos adiós" Iván Ferreiro, Turnedo

http://www.goear.com/listen.php?v=f290555

Audrey dijo...

La valentía es una potente virtud. Tarde o temprano acaba llamando a la puerta.

Lástima que yo me la dejara olvidada en el parque.
Ahora no quiere saber de mí.

Anónimo dijo...

Bueno, llevo tiempo leyéndote, pero nunca te he dejado ningún comentario.

Sabes, todos pasamos alguna vez por no gustar y hace poco he descubierto que me gusta más como soy cuando estoy sola (solo me tengo que gustar a mi misma) , que cuando estoy en pareja...

Ahora te toca decidir a ti, disfruta de tu ser que es increible.

Voy contigo.
Desde el rompeolas me acuerdo de ti.

Gabrielle Q. dijo...

A veces no queda más que decir gracias al final.
Después de todo, algo hay que agradecer.

Lasosita dijo...

Me he sentido muy identificada con tus palabras. Han sido mías alguna vez...
De verdad te parezco una persona tan mala? tan cruel como me veo reflejada en tus ojos? No me reconozco..

En fin, me encanta tu blog, y pasaré de nuevo...

Y sí, siempre hay que agradecer algo cuando el adiós llega para quedarse.

Un saludo!