miércoles, 28 de enero de 2009

Respira

A veces, el mar no es azul, no, ni verde tampoco, ni siquiera blanco o transparente, a veces, el mar es negro.

Y nos encontramos allí, con el agua hasta la boca, flotando entre las olas que intentan engullirnos, que tantean nuestra pericia con su ir y venir incansable, tratando de provocarnos un desasosiego fatal.

Perseveramos, nos obstinamos en la resistencia, hasta que... decidimos proclamarnos contestatarios, nos llenamos los pulmones hasta los ojos, cerrados, para no dejar escapar ni una gota, y nos sumergimos, asumiendo completamente las consecuencias, con todo lo que eso significa.

2 comentarios:

Nébula dijo...

naufragos naufragando...

Viktor Gómez dijo...

"llegados a este punto hemos tomado la ilustre decisión de naufragar"

Algo así es el cierre que Aníbal Núñez dió a un poema desde la desesperación.

De ahí surgió la idea de "Naufragio en los bares" que habría que repetir.

Bueno, todo esto, para compartir contigo este espacio y letras y agradecerte los textos, poemas o prosas, destripacuentos.

Lo iré siguiendo...

Un abrazo

Víktor