sábado, 21 de febrero de 2009

Días descontados

Existen días maravillosos, grandes, enormes, días que no caben en 24 horas, días que esconden segmentos de varias vidas, son esos días que valen la pena, productivos, con mil cosas en su interior, días con un brillo que dura muchísimo tiempo, imposibles de olvidar, ahí están y estarán siempre, días que dejan una huella profunda.

Hay días perdidos, días que no dicen nada, días que pasan de puntillas por nuestra vida, sin molestar, sin hacer ruido, sin romper nada, días que se esconden detrás de una insoportable monotonía, son días que, agrupados, apenas pueden poner espuma a una taza de café, apenas, pero... días necesarios, al fin y al cabo.

Y a veces, suceden días que restan, días que nos hacen perder otros días, días cuyo recuerdo, es siempre indeseable, son días que cuestan días, días a descontar.

9 comentarios:

Nébula dijo...

los días perdidos son los que dan sentido a los maravillosos, hay días que restan y otros que te suman al mundo y a su vértigo .^

hola dijo...

¿pero te imaginas cómo sería no contar los días? venga va, a partir de mañana dejemos de contar el tiempo.

pasajera dijo...

un día más

eme dijo...

oye, interesante blog!

campanilla dijo...

Te encontré...
Me ha gustado mucho este texto. no esperaba menos de ti.
Where on earth are you now?

yo soy dijo...

¿oye los cuentos los destripas como a el lobo de caperucita roja?

Los días perdidos valen para que el día siguiente te entren ganas de sacarle otras 24 horas!!

Angie dijo...

Me apunto a eso de descontar días. Sólo espero que mi calendario no quede demasiado raquítico jeje.

Gracias por pasarte por mi blog.

Nos leemos ;-)

Campanula dijo...

Yos tengo dias de todas las formas y colores, pero hay ocaciones en que permito que muchops de mis dias sean robados.
que bonito un saludo desde la vien en rose.

Azra dijo...

Yo no podría contarlos, te imaginas? y menos en un domingo, que Dios me libre!
Lo peor viene cuando esos días perdidos se convierten en años.