lunes, 16 de febrero de 2009

Pretensión

Partiendo de un ágora en desuso, ésto es, una plaza cualquiera, una asamblea de iguales, una reunión entre gentes, un foro de aquellos donde podíamos encontrar magníficos oradores, charlistas sin más pretensiones, conversadores vanos... llegamos al derrotista que es hoy, personaje sombrío y triste, figura infausta, sujeto fatídico, pesimista, al fin y al cabo, ¿por qué se ha transformado el viejo agorero?.

No hay comentarios: