jueves, 5 de febrero de 2009

Zonas controladas

Un croquis, éso es todo lo que necesité para asegurar mi felicidad. Pero, a veces, el manual se tornaba hueco, y comprenderlo, extremadamente evidente.

La calle, antes sosegante, fresca, reconstituyente, se convierte ahora en un abrazo agobiante, y me garantiza segundos de ansiedad.

Debería conocerme, así sabría por qué ya no puedo ver las cosas como hace tiempo, cuando nada era importante.

Descubro que ya no sé que hacer, que no sé dónde ir, y que... no quiero regresar a la realidad, ni siquiera aunque sufriera otra crisis allá en la cima de la imaginación.

Y sé que, sin pasar por el aro... no hay negociación posible.

6 comentarios:

Nébula dijo...

Debería conocerme, así sabría por qué ya no puedo ver las cosas como hace tiempo, cuando nada era importante.

Porque a veces la pesadilla es despertar .*

Juliette dijo...

Vale, sí, estoy de acuerdo con usted. Con los años ya no sabemos por dónde mirar, ni dónde ver, aunque el ver siempre ha sido más para poetas. Aún así, yo creo que la felicidad no hay que buscarla, ya vendrá. Es como cualquier ser humano que le están atosigando y ese ser humano rechaza todo aquello que le dicen sólo porque le atosiguen. Puedes ser feliz sin necesidad de más... más felicidad.

Juliana F. dijo...

el aro? Que es eso?

pequeña extraterrestre dijo...

No pases por el aro, juega con él, lánzalo al aire, y a ver qué pasa...

quizas dijo...

y cuando salir del barrio era una aventura secreta con tus amigos?
y si eso de perseguir metas no es tan bueno como dicen
y si me quiero quedar siempre con mis play mobils


la felicidad es inversamente proporcional a la edad?

Laura dijo...

Quizás si, quizás no...

Existe un cambio como en todo en el paso a la edad adulta, también en la felicidad.

Dos claves:
Hacer cosas que te gusten y satisfagan
Pasar tiempo con las personas que quieres.
Lo ideal, hacer cosas que te satisfagan con las personas a quién quieres.

La pesadilla en despertar ha de convertirse en alegría por vivir, sin rendirse. Eso ya, sólo lo sabes tú.

Un saludo,