viernes, 20 de marzo de 2009

Ruido

Me desperté en mitad de la madrugada, un ruido, unos pasos que subían las escaleras, pum pum pum... y me cubrí la cabeza, asustado, buscando, como un niño, la protección, el escondite... ¿quién podía ser?, no había nadie en casa además de mí.

Allí me encontraba, arropado, preocupado, aterrado.

Y continuaban las pisadas, pum pum pum, fueron unos segundos infinitos, interminables, hasta que... conseguí despertar lo suficiente para dame cuenta de que... eran los latidos de mi corazón, sí, me habían despertado mis propios latidos... como aquel corazón delator, advirtiéndome.

1 comentario:

campanilla dijo...

Definitivamente. Deberíamos escribir un corto. Inventemos personajes. Que se crucen y quizas se hablen. vamos a escribir la historia del perro llamado "verdad".

Qué dices?