jueves, 21 de mayo de 2009

Pellizcar

Y quedé perdido entre aquellos pellizcos, abandonado a su modo de quebrar la tranquilidad de las cuerdas, desonrientado entre aquellas ondas que dibujaba en el aire acompañadas con el movimiento sutil de su cabeza.

Ojalá, uno de ésos, hubiera sido para mi piel... al menos, me habría traído de vuelta a la realidad, pero no... me costó, y casi se me hizo imposible el regreso.

3 comentarios:

Alegria De La Huerta dijo...

Me encanta el punteo...



... tarde o temprano pero volviste.

Nébula dijo...

valió la pena regresar? .*

elena dijo...

a veces, pellizcarse no te devuelve a la realidad.
bonito regreso.