domingo, 2 de agosto de 2009

Creando, de querer

Trataba de averiguar dónde se vendían las flores más bonitas de la ciudad, y así recorrió floristerías, viveros, almácigas, planteles, invernaderos... no le quedó uno por visitar.

Ocurría que, no le bastaba simplemente con que fueran bellas, sabía lo que buscaba, tenían que ser exactamente como necesitaba... y nada de lo que veía le llenaba completamente, ninguna de aquellas maravillas decía exactamente lo que quería contarle.

Entonces se dio cuenta, no existían, nadie podía crearlas para ella así, sólo él... y decidió pintárselas, con los labios, en la piel...

1 comentario:

Bubble dijo...

sin palabras... ¡¡guau!!