domingo, 30 de agosto de 2009

Inclinación

Definitivamente creo que soñar con pendientes no debe ser bueno... o sí, no sé, mira, no sé...

Además por dos veces seguidas, la primera, angustiosa, aquel tejado de inclinación vertiginosa, enorme, largo, inmenso, y mi habitación arriba, allí arriba, en mitad de las lascas de pizarra... y la entrada estaba ahí, y el camino de subida al final del tejado, junto a la lomera, aunque, eso sí, había una barandilla, y subí... subía...

Desperté agobiado, angustiado, no quería volver a dormir, necesitaba espantar ese sueño, no podía seguir en él, así que me levanté y fui a otra habitación, a mirar por la ventana, a despertarme bien.

La segunda, curiosamente coincidente, cuando regresé a la cama. Se trataba, en esta ocasión, de un tobogán, uno esculpido en piedra, construido en la ladera de una montaña que terminaba convirtiendose en pared, y lo ascendía, lo escalaba, no sé que había arriba, no puedo recordarlo, pero sigo sintiendo el dolor en las palmas de las manos de lo fuerte que apretaba mi espalda contra el otro extremo, así era como trepaba en aquella cuenca vertical, la espalda en un lateral, las manos en otro, y resistiendo...

Desperté, de nuevo, con desazón, intranquilo... y ya no consentí en volver a dormir, así que esperé pacientemente que sonara el despertador, como sigo esperando no recordar...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

el vértigo si... con miedo ...inclinándose

Alegria De La Huerta dijo...

Bienvenido al club :$

Zamarat dijo...

Alguna vez he soñado con precipicios. La sensación de vértigo es angustiosa. Qué mal lo has tenido qué pasar!!

Maya dijo...

Siempre intento encontrarle un significado a los sueños que recuerdo claramente. Hace ya tantos años que lo hago que casi tengo mi propio diccionario onírico. Soñar con pendientes puede significar que asumes más trabajo y responsabilidades de las que puedes asumir. O incluso algunos contratiempos en el logro de algunas cosas. Así, a grandes rasgos.