martes, 1 de septiembre de 2009

Cantaleta 5

Tras exhibir sus habilidades, atributos y capacidades como si de dos pavos reales mostrando orgullosos su plumaje se tratara, emprendieron el duelo.

Fue una lucha sin bajas, porque él no sucumbió, ni su contrincante tampoco, pero claro, su adversario, además, salió victorioso del lance.

Aunque... si entendemos por morir dejar de vivir, o que algo finaliza, se extingue, cesa... podemos afirmar rotundamente que murió, y en este caso, también él necesitó todo su coraje para hacerlo.

1 comentario:

Laia... dijo...

A veces hace falta tanto valor para ganar como para perder...