lunes, 30 de noviembre de 2009

seres animados

Hay palabras que caen por su peso, son palabras que se articulan solas, y que, aunque no lo pretendamos, decimos, palabras que orquestan los movimientos de nuestra boca y aparecen, están, sin más.

Son palabras vivas, palabras que deciden cómo y cuándo van a formar parte de nuestra realidad circundante, palabras osadas que se arriesgan al vacío a nuestra costa, y, en muchos casos, sólo consiguen arrastrarnos con ellas, acelerar nuestro desplome inevitable. Palabras crueles, palabras reales.

3 comentarios:

ILSA dijo...

"decubrimos que al final las palabras que no existen nos pueden salvar"
"arde la culpa de nuestro deseo y las palabras que llevan veneno"
"las palabras no son más que un oscuro antifaz una manera de disimular tu ansiedad"
"palabras nuevas, palabras llenas de remordimiento, palabras que se lleva el viento"
"palabras rápidas como cuchillos"
"palabras que se perderán en estas cuatro paredes, palabras que no dicen nada"
"sangre que brotó en cada palabra que nos dimos"

Brindo por todas las palabras que quedan para definir la palabra.

Bubble dijo...

palabras fáciles de olvidar...

diana dijo...

Las palabras tienen mucho poder... No importa de qué manera se digan,sen pesadas o ligeras. Siempre dicen algo y siempre desordenan conciencias.