jueves, 10 de diciembre de 2009

Doble

Tenía dos cinturones, semejantes, uno nuevo, el otro aún más reciente. Tenía dos abrigos, idénticos, uno oscuro, otro aún más negro. Tenía dos coches, similares, uno pulcro, otro aún más impecable. Tenía dos habitaciones, parecidas, una ordenada, otra aún más organizada...

Hacía todo lo posible por desdoblar su realidad, pensaba que, si una le fallaba, siempre podría recurrir a la otra. Supervivencia enfermiza.

El agotamiento lo mató.

2 comentarios:

Cibertecla dijo...

lógico...

^__^

Alegria De La Huerta dijo...

Pero si estaba vivo debería tener un doble suyo aún más vivo, no?