lunes, 25 de enero de 2010

apelando a la rebelion

Nuestra descarada Luna se está engallando, y bosqueja, estas noches que aún nos separan, una D cada vez mayor... se trata, en realidad, de una sonrisa vertical que me enajena y embarca hacia tus rincones, tus ángulos, esos recodos de tu piel por los que anhelo perder mis ojos, mis manos, mi boca...

Implacable

Mientras examinaba con crueldad su propia imagen sobre la luna de aquel escaparate recibió un disparo que la quebró completamente, de parte a parte... la detonación se originó al otro lado del cristal, pero... estaba intacto... y su reflejo sonreía brillante.

Siempre supo que en su interior se escondía una tiradora de precisión.

viernes, 22 de enero de 2010

ni principio ni fin

Muertos de amarre, así los encuentra la luz de cada despertar, extenuados de abrazarse.

miércoles, 20 de enero de 2010

Delirio

Un inevitable radiador sumado a las reducidas dimensiones de aquel cuartucho y, claro, la intensa actividad previa, hacían que, a pesar de ser invierno, se sintiera sofocado y las gotas de sudor no cejaran en su lenta huida por su tez.

Jadeaba sentado en el suelo, sobre una alfombra que contribuía a acalorar aún más la atmósfera, desnudo, con los ojos bien abiertos, pero no conseguía ver nada, la oscuridad era absoluta.

El zumbido que sus alterados resoplidos le provocaban en los oídos no le permitía deslindar ninguno de los sonidos que alcanzaba a escuchar.

Olor, percibía un olor cada vez más intenso, un olor fuerte, profundo, que se acentuaba por momentos, y decidió permanecer inmóvil, a la espera, intentando averiguar mentalmente el origen, repasando uno a uno los objetos que había visto en la habitación.

Olor, más y más penetrante cada segundo, punzante, agudo... ácido.

De repente sintió un leve hormigueo en su nariz, en sus labios, como un fugaz cosquilleo cuyo origen no pudo identificar más allá de que se trataba de la causa de aquel olor... inclinó la cabeza levemente hacia atrás buscando la procedencia de ambas sensaciones, inspiró profundamente y... sonrió.

Reclinó lentamente su cuerpo hacia delante, como esperando encontrar, buscando... entreabrió la boca, extendió la lengua y... allí estaba ella, de pié, con las piernas ligeramente separadas, evidenciando el interior de su sexo con las manos, esperándolo...

lunes, 18 de enero de 2010

Tangible

Es complicado, muy complicado, cuando dos miradas se descubren, se enfrentan, tropiezan... y ninguna de las dos decide escapar. Incluso aunque ocurra entre un extremo y otro de la calle, porque la distancia, en estos casos, se torna desdeñable.

La extraña sensación dirige los pasos, no se puede más que intentar averiguar qué encierra ese encuentro... y comienza una escaramuza en la que se suceden incansablemente sonrisas enmascaradas, especulaciones aventuradas e interrogantes irremediables.

Un paso de peatones, un semáforo en rojo, una espera inquieta, una vía libre, un camino decidido, una trayectoria simultánea, un proceder concurrente y... una derrota anunciada de regreso a la objetividad.

No, no, no... ¡en este caso no!, en esta situación ni la más potente de todas las bocinas podría acabar con la atracción que se torna, en sí misma, cierta e innegable.

domingo, 17 de enero de 2010

Meridiana

"¿Dónde vas niña bonita?", le preguntó el lobito a Caperucita, "si sigues por esta vereda", continuó advirtiéndole, "en cuanto nadie pueda vernos, tendré que comerte enterita", y se relamió los labios con extraordinaria parsimonia.

"Pues no sé a qué estás esperando", le replicó ella mientras continuaba por la senda sin titubear...

viernes, 15 de enero de 2010

Mapas

Querido ángel:

Tengo que agradecerte tantas cosas, tantas... pero el motivo de esta misiva es hacerte saber cuánto disfruto acompañándote en esas acrobacias tuyas, nuestras, que de forma tan grandiosa emprendes, emprendemos, cuando estoy a tu lado.

Sí, ya sé que piensas que soy yo quien pone las alas, pero no ángel, tú eres la experta en atrapar utopías aparentemente impracticables, tú, que tienes esa habilidad para averiguar el más fabuloso de los lugares y llevarme hasta él...

Así que, ángel, ya anhelo volver a acaparar todas tus sonrisas.

Con todos mis sueños en los labios, un beso.

lunes, 11 de enero de 2010

vehemencia sosegada

Como si de un plebiscito íntimo se tratara, pretendo nombrar uno sólo de cinco... pero, en lo referente a su piel, no sería capaz de descuidar ninguna de las emociones...

domingo, 10 de enero de 2010

Bergen (3)

"Hay días que no tengo suficientes fuerzas para... para nada, ¿sabes?, me quedaría tumbada, con los ojos cerrados, o abiertos, porque no importa, porque estas fechas son tan oscuras que el efecto de mantenerlos despejados apenas representa una mínima diferencia.

Sí, éste es uno de esos días."


Lejla Østmo.