viernes, 22 de enero de 2010

ni principio ni fin

Muertos de amarre, así los encuentra la luz de cada despertar, extenuados de abrazarse.

No hay comentarios: