viernes, 23 de abril de 2010

era de urdir

Conchabarse con la oportunidad.

lunes, 19 de abril de 2010

esto que tengo contigo

Existen alhajas tan versadas en refulgir que incluso lo harían, con todo su esplendor, hallándose disimuladas en las profundidades del más insondable de los abismos oceánicos, también existen realidades que, por superlativas, de ningún modo podrían encajarse ni en la más fantasiosa de las quimeras, además existen miradas tan intensas y vivas que se te aferran al alma y llegan incluso a interrumpir el cadencioso ajetreo diafragmático.

Privilegiado

De un tiempo a no hace tanto él venía manoseando la ilusión de que una serie de hechos maravillosos, una colección de sucedidos sensacionales o un desfile de circunstancias portentosas pudieran convertirse en situaciones frecuentes, usuales o acostumbradas y que, aún así, siguieran conservando su naturaleza excepcional, todavía sorprendieran y resultaran fabulosas e incluso mágicas.

Un buen día se tropezó con ella y juntos decidieron comenzar a descubrirse, desde entonces sucede que esa esperanza anhelada, lejos de resultar una fabulación, se materializa cada vez que comparten espacio y luz.

jueves, 15 de abril de 2010

Una tarde cualquiera

Andaba como desorientado, perdido, caminaba sin saber bien hacia dónde, derrotado, deambulaba... la acera, un bordillo, el pavimento, una zancada sobre el cebreado, otro paso, unos frenos que chirrían y el parachoques de un automóvil pegado a mi rodilla... he sentido el silencio, he sentido los gritos.

Sí, al levantar los ojos he comprobado que mi semáforo irradiaba rojo.

miércoles, 7 de abril de 2010

sentirte

Antaño se construían los hogares en torno a los fogones, esto es, sucedía que los alrededores de la chimenea eran los lugares donde se hallaban el calor y la animación, lo que revela que tanto la alegría como la vida se cimentaban junto a la lumbre.

Hogaño, como circunstancia absolutamente excepcional, existe una sonrisa capaz de avergonzar, de nimia, a la hoguera más radiante, unos ojos esplendentes diestros en humillar a las llamas más rutilantes, un saber hacer ducho en construir y fundar un verdadero hogar...