miércoles, 7 de abril de 2010

sentirte

Antaño se construían los hogares en torno a los fogones, esto es, sucedía que los alrededores de la chimenea eran los lugares donde se hallaban el calor y la animación, lo que revela que tanto la alegría como la vida se cimentaban junto a la lumbre.

Hogaño, como circunstancia absolutamente excepcional, existe una sonrisa capaz de avergonzar, de nimia, a la hoguera más radiante, unos ojos esplendentes diestros en humillar a las llamas más rutilantes, un saber hacer ducho en construir y fundar un verdadero hogar...

2 comentarios:

Alegria De La Huerta dijo...

Ahora también se hace junto a una lumbre que ilumina y se llama televisión.

Nana dijo...

me gusta su blog