viernes, 14 de enero de 2011

Aprehender

Los he seguido, ¿has hecho qué?, seguirlos, sí, me han llamado la atención, no sé bien por qué, pero cuando los he visto frente a la catedral... pues... he notado algo, no sabría decirte, y he estado observándolos durante un rato mientras caminaba detrás de ellos, desvarías, no, lo he hecho, es cierto, parecían deambular, se mantenían a una distancia "amistosa", "¿amistosa?", hablaban, poco, pero hablaban, no se miraban, y tampoco se tocaban, después han llegado a la terraza de un bar y antes de sentarse se han dado un beso en la boca, ha sido un beso estúpido, sin abrazo, sin caricias, sin sonrisas... son amigos, pero aún no se han dado cuenta.

5 comentarios:

Bel dijo...

bonito .^

Alegria De La Huerta dijo...

Pues ya sería mucho que fueran amigos, que lo descubriesen y que pudieran llegar a hacerlo realidad ;)

arena dijo...

sólo amigos?

Afterimago dijo...

cuántas parejas llegan a ese punto... un texto precioso

itziar dijo...

y yo me pregunto:
¿es mejor un beso estúpido o ningún beso?
bonito relato. curiosa visión de la vida.
bienvenido de vuelta por mi "hogar" cuando quieras :o)