sábado, 16 de abril de 2011

Cese

Un dramático goteo retumba, a veces, desde el meollo de mi bullicioso entramado. Se trata de un despótico bordoneo que se apresura por instantes anticipando la tromba que aflorará a la más pequeña oportunidad.

El arrebato es, y por tanto, la objetividad debe proseguir su curso, una vez interrumpida.

1 comentario:

Laura dijo...

Apenas me he enterado de nada...
Pareces Saramago ;)

Pero te mando un beso igualmente.

:)